PREPÁRATE CON NOSOTROS

 

CONTÁCTANOS

 

En Estados Unidos, los estudiantes se benefician de un sistema estandarizado de exámenes para solicitar la admisión a las universidades, en cambio en muchos países en América Latina, cada universidad tiene su propio examen de ingreso.

El SAT es un examen de admisión a la universidad que goza de un reconocimiento global y que permite a los estudiantes mostrar a las universidades lo que saben y lo bien que pueden aplicar ese conocimiento a las admisiones, becas y otros fines, como la colocación de cursos. Pone a prueba la lectura, redacción y matemáticas; materias que se enseñan cotidianamente en los salones de clase de secundaria. La mayoría de los estudiantes toman el SAT durante su tercer o cuarto año de secundaria, y casi todos los colegios y universidades de EE.UU. utilizan el SAT para tomar decisiones en el capítulo de admisión de estudiantes.

Tomar el SAT es el primer paso para ayudar a los estudiantes a encontrar la universidad indicada; un lugar donde puedan seguir desarrollando sus aptitudes y avanzando en lo que les apasiona para llevar una vida exitosa. Pero los puntajes del SAT son sólo uno de los muchos factores que consideran las universidades al tomar sus decisiones sobre las admisiones. Las calificaciones de la secundaria también son muy importantes. De hecho, la combinación de calificaciones de secundaria y puntajes del SAT es el mejor factor de predicción para el éxito académico en la universidad.